segunda-feira, 14 de outubro de 2013

Indígenas brasileños se suicidan por el robo de sus tierras

La Organización No Gubernamental (ONG) Survival International reveló este lunes que decenas de indígenas brasileños se suicidan cada año debido a la pérdida de sus tierras ancestrales y los ataques constantes por parte grupos armados, lo que representa una tasa de muertes voluntarias 34 veces mayor que la del resto de la población del país suramericano.

De acuerdo a Survival International -que lucha por los derechos de las comunidades tribales del mundo-, la tribu indígena de Brasil más afectada por este flagelo es la población guaraní, quienes intentan recuperar aunque sea algunas de las zonas ancestrales que han ido perdiendo, pero se enfrentan con la resistencia de poderosos hacendados y la violencia de las industrias de la soya y la caña de azúcar.

El estudio destacó que desde el inicio de este siglo cada semana se suicida al menos un indígena; y de acuerdo con el Ministerio de Salud de Brasil, 56 guaraníes cometieron suicidio en 2012, aunque se cree que la cifra real es mayor debido a que muchos casos no se registran.

Entre los motivos del crecimiento en la tasa de suicidios, se encuentra el desplazamiento de los indígenas a zonas de la selva consideradas como "muy peligrosas", donde viven en condiciones deplorables. Mientras que otros habitan cerca a las carreteras en campamentos sobrepoblados, en los que se enfrentan a pésimas condiciones de salud.

Algunos activistas étnicos protestaron la semana pasada en en el Congreso en Brasilia en contra de la reforma constitucional que transfiere de la rama ejecutiva a la legislativa la autoridad para demarcar, aprobar y establecer las tierras de los nativos y los parques naturales.

El propio ministro de Justicia, Eduardo Cardozo, consideró de inconstitucional la medida y, según varios informes gubernamentales y no gubernamentales, la delimitación de los territorios guaraníes debía estar lista desde hace muchos años atrás.

En octubre del año pasado, líderes de la comunidad indígena Guarani-Kaiowá, del estado brasileño Mato Grosso do Sul (suroeste), advirtieron a la justicia de su país que ejecutarían una "muerte colectiva" de 170 hombres, mujeres y niños de hacerse efectiva una orden de la Corte Federal para despojar al grupo de la “cambará granja” donde se encontraban temporalmente acampados.

Via TeleSur